¿Por dónde empiezo en mi estrategia de marketing?

Entre las palabras más empleadas en los últimos meses es la de marketing de contenidos. Para aquellos que a diario trabajamos con esto no nos supone ningún inconveniente. Ahora bien, dile a alguna empresa pequeña que termina de iniciar a mirar cara internet que haga marketing de contenidos. Probablemente no sepa por dónde iniciar.

La meta de este artículo es proporcionar de ayuda a estas empresas mas asimismo a aquellos que creáis contenido y no os aproximáis totalmente a vuestro público objetivo. Solo redactar para Google muy frecuentemente puede hacer que el tráfico que estemos recibiendo a nuestro sitios sea plenamente ineficiente. En un caso así no vamos a estar haciendo marketing de contenidos, sencillamente vamos a tener un weblog y vamos a ser un blogger.

Para facilitar la explicación me fundamentaré en las preguntas que todos debemos contestar ya antes de iniciar a hacer marketing de contenidos en nuestra empresa.

Las cinco preguntas clave de toda estrategia de contenidos

marketing-digital
¿Quién se ocupará de efectuar esta labor en mi empresa?
Es entre las primeras preguntas que tenemos qué hacernos. Si se marcha a encargar el becario de administración de hacer los artículos, nuestra estrategia no se va a poder fundamentar en charlar sobre nuestros productos y las peculiaridades técnicas de exactamente los mismos. Esta persona va a deber tener buena escritura y conocer la materia sobre la que se hablará.

¿Sobre qué se hablará?
Decidida la persona que escribirá vamos a deber precisar el tema del que se charlará. Para no irnos del foco, lo idóneo es hacer una campaña de marketing de contenidos centrada en nuestro producto. Más que sobre el producto, sobre el contenido de valor que podemos aportar a los clientes del servicio o bien futuros clientes del servicio de este producto. Temas como estos acostumbran a marchar bastante bien: “consejos para aprovechar x producto”, “10 consejos para adecentar x producto”, etcétera

¿Qué género de contenido crearemos?
Debemos fijar asimismo el género de contenido que crearemos. Generalmente se acostumbra a meditar en texto, y en verdad este artículo está eminentemente centrado en la mercadotecnia de contenido por textos, mas asimismo se pueden crear vídeos, audios o bien imágenes. Todo esto se puede conjuntar y, por poner un ejemplo, acompañar el texto con un vídeo por semana.

¿Cada cuánto crearemos contenido?
En la mercadotecnia de contenidos más es prácticamente siempre y en toda circunstancia mejor, toda vez que se pueda guardar un mínimo de calidad en los artículos. Si se puede redactar todos y cada uno de los días mucho mejor que solo uno por semana, mas vuelvo a reiterar lo de la calidad del artículo. Más vale hacer dos por semana de calidad que uno día a día de cien palabras.

El calendario fijado habrá de ser inabordable, si se fijan martes y jueves para redactar, todos todos los martes y jueves del año va a deber salir un artículo. En caso contrario se comenzará a saltar, a dejar días sin redactar y al final no se proseguirá una regularidad con lo que la mercadotecnia de contenidos va a perder bastante eficiencia. Hay que rememorar que Google amolda las veces que pasa por un lugar por semana dependiendo de la actualización del mismo. Vamos a ponérselo simple.

¿Qué plataforma vamos a emplear para publicar nuestro contenido?
Lo normal si hacemos contenido de texto es publicarlo en un weblog. Este acostumbra a ser simple de administrar y se posiciona bastante bien, especialmente si es con el Content Management System WordPress. Lo idóneo para estos casos es crear un weblog que simule el estilo de la página web o bien que esté absolutamente integrado para prosperar la conversión de las visitas conseguidas con este marketing de contenidos.

En el momento en que estas preguntas hayan sido resueltas, va a ser instante de comenzar a crear el contenido. Muchas son las empresas que se ponen a redactar sin tener ni una sola de estas preguntas contestadas, el desenlace es una estrategia de contenidos que marcha bastante poco, como era de aguardar.

Compartir con tus amigos